Nuestro organismo es capaz de responder a ciertas agresiones externas o trastornos internos con la inflamación de determinadas zonas de nuestro cuerpo.

Esto es muy notable en personas con problemas de salud como la artritis, la dermatitis, problemas intestinales, fibromialgia, etc. Por eso vamos a ver una lista de los ingredientes que tienen la capacidad de moderar estas reacciones de nuestro sistema inmune:

    Pescados y alimentos de origen marino: Su gran contenido en Omega-3 EPA y DHA hacen de estos alimentos un potente antiinflamatorio natural. Son especialmente abundantes en los pescados azules. Los Omega-3 de origen vegetal (como los de las nueces) no son tan activos ya que en lugar de ser Omega-3 EPA es de otro tipo, llamado Omega-3 ALA.

    Aceite de oliva virgen: Su concentración de oleocantal, de ácidos grasos saludables y de los compuestos polifenólicos es un aceite con apreciadas propiedades antiinflamatorias. Se recomienda usarlo como aceite de cocinado en el día a día. En este punto es importante destacar el oleocantal, que es una sustancia de actúa de una forma muy similar al ibuprofeno.

    Rábano: Es capaz de interrumpir las reacciones inflamatorias que tienen lugar en nuestro cuerpo por acción de los rayos ultravioleta, el estrés, los altos niveles de colesterol malo (LDL) así como la actividad vírica o bacteriana. Es por tanto, un antiinflamatorio muy eficaz si se consume de forma habitual.

    Apio: El apio es rico en flavonoides unas sustancias que ayudan a reducir la inflamación por lo que es conveniente habituarse a añadir un trocito de apio a las comidas, ensaladas, licuados y otras preparaciones. Los flavonoides aparecen en muchos alimentos de origen vegetal por lo que llevar una dieta rica en frutas y verduras es una garantía para las personas con tendencia a la inflamación.

    Especias: Las especias no sólo nos ayudan reducir la sal de nuestros platos dándole sabor sino que algunas de ellas como la pimienta cayena, el curri (que lleva cúrcuma y jengibre, ambos antiinflamatorios), el cardamomo y el romero entre otras pueden ayudar a reducir los procesos inflamatorios si se usan de forma habitual en pequeñas cantidades. En ocasiones, se pueden tomar como infusión para aprovechar aun más estas sustancias antiinflamatorias que aparecen en su composición.

Llevar una dieta variada y equilibrada es imprescindible para el equilibrio entre los Omega-3 y los Omega-6. Dicho equilibrio es esencial en los procesos inflamatorios de nuestro cuerpo.

Publicado: 26 de Diciembre de 2016