Si nuestra dieta es equilibrada, suficiente en cantidad y encima variada, además de dar esquinazo a la monotonía, mantendremos un estado nutricional óptimo.

Cuanto más variada sea nuestra dieta más nutrientes diferentes estaremos ingiriendo ya que la composición de los alimentos (incluso de alimentos de un mismo grupo) siempre es diferente

Te damos algunas ideas para conseguirlo:

  • Pan Integral : Cada día es más habitual encontrar panes de diferentes tipos en las panaderías y supermercados. Elígelos siempre integrales y compra cada semana un pan de un cereal diferente (pan de trigo, de avena, de centeno, de espelta…).
     
  • Mermeladas dietéticas: Las mermeladas sin azúcar son ideales para las dietas de adelgazamiento y Dietas para diabéticos. Se pueden usar para acompañar las tostadas del desayuno , para darle un poquito de sabor al queso fresco que tomamos en medias mañanas o meriendas o para darle un toque diferente a los yogures naturales. Como su caducidad es larga, siempre puedes comprarlas de distintos sabores (fresa, melocotón, albaricoque, naranja, tomate…) para no aburrirte y para darle más variedad de micronutrientes a tu dieta.
     
  • Lácteos desnatados: La oferta de lácteos de los supermercados es cada día mayor. Las leches animales tienen composiciones de nutrientes distintas pero muy interesantes. Además, su sabor tampoco es igual, por lo que si eres amante de la leche y los lácteos en general puedes ir variándolos semanalmente o combinarlos como te apetezca siempre que estemos hablando de leches de origen animal y desnatadas. Las más habituales después de la de vaca son las de cabra y oveja.
     
  • Verduras y hortalizas: No sólo te propongas comer verduras y hortalizas cada día, proponte además tomar una verdura u hortaliza diferente cada día de la semana (espinacas, judías verdes, lombarda, repollo, pisto, zanahoria, calabacín, espárragos trigueros, menestras…). Aplícalo también a las ensaladas, lo más común es hacer las ensaladas a base de lechuga y/o tomate pero hay un sin fin de verduras, hortalizas y otros complementos que quedan genial en las ensaladas (canónigos, escarola, brotes de soja, zanahoria rallada, rabanitos, cebolla, espárragos blancos, palmitos, col…)
     
  • Salvado: Cuando hay problemas de tránsito o tendencia al estreñimiento es muy recomendable tomar los yogures con una cucharadita de salvado. Normalmente el salvado más usado es el de trigo, pero existe salvado de muchos cereales. Ve cambiándolo para conseguir aun más variedad de nutrientes.
     
  • Legumbres : Cuando estamos adelgazando, las legumbres sólo aparecen en la dieta una o a lo sumo dos veces por semana. Asegúrate de que se vayan alternando semanalmente (lentejas, guisantes, garbanzos, judías blancas…)
     
  • Frutas: Elige siempre frutas de temporada e intenta tomar diferentes frutas a lo largo del día. Si por ejemplo, en el desayuno has tomado zumo de naranja puedes tomar un kiwi para acompañar la media mañana y una manzana para la merienda.
     

Con estos consejos tan sencillos, la variedad de micronutrientes de tu dieta aumentará significativamente y tu salud lo agradecerá.


http://www.menajehostelero.com/blog/como-seguir-un-dieta-mas-nutritiva

Publicado: 21 de Diciembre de 2016