Cada deshidratador de alimentos tiene sus propias instrucciones, no obstante estos son algunos consejos comunes:

  • Conviene cortar muy finas las frtuas y verduras para que el tiempo de deshidratación sea más corto.
  • Cada alimento necesita un tiempo determinado por su composición, espesor, porcentaje de agua...
  • Hay que tener en cuenta que la pieza disminuirá de tamaño considerablemente, por lo que cuando tengamos la fruta y verdura cortada tendremos que tener en cuenta que el volumen encogerá.
  • Podemos sazonar nuestro snack con sal, especias saladas o especias dulces a nuestro gusto.

Para fabricar snacks salados (verduras) podemos utilizar: tomates, calabacín, berenjena, zanahoria, calabaza... Algunas de las mejores frutas para deshidratar son: manzana, pera, fresas o plátano, pero también puedes lanzarte a deshidratar naranjas, piña, mango o hacer tus propias uvas pasas.

Deshidratar es uno de los métodos más saludables para conservar íntegramente las propiedades nutricionales de los alimentos. Podemos deshidratar todos aquellos alimentos de temporada como frutas, vegetales, hierbas y comida cruda que queramos aprovechar.

La deshidratación consiste básicamente en eliminar la mayor concentración posible de agua presente en un determinado producto, haciendo que quede mucho más concentrado y alargando así su tiempo de conservación durante meses o años.  Al extraer prácticamente todo el agua evitamos que se desarrollen microorganismos que provocan el deterioro de los alimentos, obteniendo así intensificar el sabor y la textura de éstos.

Ambos modelos funcionan por igual, lo que varía es el material, la potencia, la temperatura, la capacidad y el tamaño, pero su funcionamiento se basa en la gene­ración de calor ( Ref:69123 en la parte inferior y Ref:69523 en la parte posterior) que asciende y penetra por los agujeros de las bandejas que se apilan y en las que se encuentran los alimentos.

LIBRES de BPA

http://www.menajehostelero.com/blog/deshidratar-alimentos


Publicado: 16 de Diciembre de 2016