Desintoxícate con una semana a base de jugos y caldos

No debes pasar hambre durante la depuración, por lo que puedes aumentar las cantidades de comida. Recuerda masticar bien la comida y comer sin prisas

Es importante depurar nuestro organismo al menos una vez al año, especialmente en otoño o primavera, para eliminar toxinas, mejorar el funcionamiento de nuestros órganos, prevenir el envejecimiento y las enfermedades crónicas, equilibrar nuestro peso y asegurarnos un bienestar y calidad de vida.

En este artículo explicamos cómo hacer una depuración sencilla y natural durante una semana, gracias a los beneficios de nos aportan las frutas y vegetales en forma de jugos y caldos.

Preparación de la cura depurativa

Para preparar esta cura depurativa debemos ser flexibles y adaptarnos a las frutas y verduras de la estación. Si son días fríos optaremos mayoritariamente por caldos que nos den calor, y en cambio si son días más calurosos priorizaremos los jugos refrescantes de frutas. Las dos opciones son depurativas y remineralizantes, y si podemos intentaremos combinarlas.

Lo ideal es que nosotros mismos preparemos los jugos con la licuadora, pero si no disponemos de una optaremos por licuados naturales orgánicos, que encontraremos en dietéticas y tiendas de productos naturales. Nos aseguraremos de que no incorporen azúcares u otras sustancias que interfieran en la depuración.

¿Qué es una crisis curativa?

Antes de empezar la depuración debemos conocer lo que es una crisis curativa. Cuando nuestro organismo está saturado de toxinas (como les pasa a la mayoría de las personas debido a una mala alimentación, malos hábitos, entre otros), se empieza una depuración, por lo cual el organismo tiene mucha necesidad de eliminar toxinas y eso puede causar que inicialmente tengamos molestias como dolor de cabeza, mucosidad, diarrea, etc. También pueden aparecernos síntomas de enfermedades que hayamos tenido o bien agravarse algunas que padezcamos en ese momento. Esto en normal, e incluso es una señal de que el cuerpo funciona correctamente. De todos modos siempre es recomendable que un médico o naturópata nos haga un seguimiento, especialmente si sufrimos una enfermedad. Si tomamos medicación también consultaremos con un especialista.

El primer y el último día

Dado que la alimentación de muchas personas es poco saludable, y precisamente para evitar crisis curativas importantes, el primer y el último día serán de acomodamiento. Es decir, sencillamente haremos el esfuerzo de comer sano, sin consumir ninguno de los siguientes productos:

  • Carne roja
  • Fritos
  • Azúcares
  • Pan, bollería, galletas, y similares.

En cambio, consumiremos exclusivamente:

  • Ensaladas con frutos secos
  • Sopas, gazpachos o cremas de verduras
  • Legumbres de fácil digestión: guisantes o lentejas
  • Manzana, pera, piña, papaya o aguacate
  • Arroz integral o mijo

 La cura depurativa

La cura depurativa a base de jugos y caldos, por lo tanto, se realizarádesde el segundo hasta el sexto día, es decir cinco días, y se realizará de la siguiente manera.

No es imprescindible usar todos los ingredientes, sino aquellos que sean propios de nuestra tierra y de la temporada en la que estemos:

  1. En ayunas: dos vasos de agua caliente con el jugo de medio limón y una cucharada de semillas de lino
  2. Desayuno: jugo de manzana, pera, zanahoria, piña, jengibre. Tres ciruelas pasas.
  3. Comida: jugo de col, remolacha, manzana y zanahoria. Arroz integral cocido con alga kombu.
  4. Merienda: jugo de col, remolacha, manzana y zanahoria. Una manzana asada con canela y un puñado de frutos secos.
  5. Cena: caldo de col, zanahoria, cebolla, ajo, puerro, calabaza, alcachofa. Le añadiremos opcionalmente algas ecológicas, un poco de sal marina, pimienta de cayena y una cucharada de semillas de lino. Acompañaremos el caldo de un huevo duro o bien de lentejas.

 Algunos consejos

  • Esta depuración no debe ser un sacrificio para pasar hambre, por lo que si estamos sufriendo por ello aumentaremos las cantidades de comida, pero siempre intentado elegir los alimentos recomendados, masticando bien y con tranquilidad.
  • A lo largo del día podemos tomar también infusiones depurativas de diente de león, cardo mariano y cola de caballo endulzadas con un poco de miel de abeja, azúcar de caña o estevia.
  • Es fundamental ir de vientre para que la depuración sea completa, por lo que si a pesar de tomar la semillas de lino tenemos dificultades, optaremos por una lavativa de agua tibia diaria.
  • Durante la depuración debemos evitar trabajos de gran esfuerzo o ejercicio físico y situaciones de estrés. Elegiremos preferiblemente una semana que estemos tranquilos y optaremos por ejercicios suaves como estiramientos, respiración, caminar cerca de la casa o en un parque, etc

Publicado: 22 de Diciembre de 2016