Seguro que muchos de vosotros sabéis que la tetera es un artefacto chino. Pero, ¿sabéis de qué siglo data? ¡Pues del XIV! Al principio, las teteras se realizaban en bronce y otros metales. Más tarde comenzaron a hacerlas de porcelana, convirtiéndose en todo un icono de la cultura china.

Al parecer, en el siglo XVII recalan en Europa, teniendo difusión solo entre las clases de alto poder adquisitivo de Europa, ya que la porcelana no se hacía en este continente. Después, han ido evolucionando hasta que en la actualidad podéis encontrar teteras de muchos materiales, de mil colores y un millón de formas.

¿A que para degustar un buen vino, necesitáis una buena copa de vino? Lo mismo sucede con el té. Para beber un buen té, se necesita una buena tetera.

Entre las novedades de Lacor sobresalen estas tres maravillas. Tresteteras fabricadas artesanalmente en hierro fundido. El infusor es de acero inoxidable y el interior está esmaltado para evitar la oxidación. ¡Ah! Y no te preocupes por el asa. Es antiquemaduras.

Publicado: 22 de Diciembre de 2016