En España, debido a que las propiedades de nuestro aceite de oliva son muy difíciles de superar, no tenemos costumbre de usar diferentes aceites para cada tipo de receta.

Sin embargo, usar de vez en cuando un aceite diferente para darle a un plato es una buena idea para descubrir nuevos sabores y además, nuestro cuerpo recibirá nutrientes distintos a los que habitualmente recibe a través de la grasa de cocinado, lo cual también es interesante.

Vamos a ver las propiedades del aceite de sésamo, el aceite que hemos elegido para el nuevo plato de nuestra carta Fideos Orientales con Soja:

    En su composición, los ácidos grasos poliinsaturados y los monoinsaturados (saludables) superan notablemente a los ácidos grasos saturados en su composición, por o que se considera un aceite saludable.

    Tiene una gran cantidad de ácidos grasos esenciales Omega-3 y Omega-6 que son determinantes para muchas y muy variadas funciones vitales de nuestro cuerpo.

    Contiene lignanos unos antioxidantes naturales (sesamolina, sesaminol y sesamolinol) que hacen que sea un aceite muy estable y difícil de oxidar y deteriorar, además de ser un excelente antioxidante para quien lo consume.

    A los lignanos se le atribuyen propiedades para mejorar la hipertensión arterial.

    Contiene además tocoferol (vitamina E), otro antioxidante que potencia el efecto de los lignanos, por lo que parece que el aceite de sésamo es un buen aliado a la hora de dar esquinazo a las enfermedades relacionadas con el estrés oxidativo como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

    Ayuda a moderar el deterioro celular por lo que es un buen aliado de la belleza, especialmente para la piel que es un buen espejo de nuestra salud.

Es importante recordar que por muchas y muy buenas propiedades que tenga un alimento, sólo podremos disfrutar de ellas si consumimos dicho alimento dentro del contexto de la dieta equilibrada.

Publicado: 26 de Diciembre de 2016