Para sacarle el máximo partido a esta técnica, es conveniente que sigas las siguientes normas:

- Pon en la vaporera la cantidad de agua suficiente para que el vapor desprendido sea abundante: lo adecuado es llenar el recipiente inferior hasta 2/ de su capacidad.

- Coloca las verduras en el compartimento perforado  únicamente cuando el aparato esté caliente: gracias a  la nube de vapor desprendida, las verduras conservan mejor todos sus nutrientes.

- Corta las verduras en trozos pequeños para que la cocción resulte más rápida.

- Con aves y pescados, procede a la inversa: córtalos en filetes para evitar que se resequen y pierdan sabor. 

- No prolongues más de lo debido el tiempo de cocción: al dente, las verduras permanecen ricas en vitaminas.

- Sirve las verduras en cuanto estén cocidas, ya que, si las calientas mucho (o si las pasas más tarde por el microondas), pierden sus micronutrientes protectores.

Publicado: 26 de Diciembre de 2016